Los Angeles Rams de Stafford, Cooper Kupp y Aaron Donald se coronan alzando la Super Bowl LVI, el 2º anillo de la franquicia

0

La Super Bowl LVI se la llevaron Los Angeles Rams por un ajustado 23-20 ante Cincinnati Bengals. El WR Cooper Kupp fue el MVP.

super bowl

Los Angeles Rams se coronan como los mejores tras ganar la Super Bowl. | ©LA Rams

Por segundo año consecutivo, curiosamente la Super Bowl se celebró en casa del campeón. Los Angeles Rams, en su novedoso y amplísimo SoFi Stadium, consiguieron reivindicarse 22 años después y lograron su segundo anillo de la historia, acompañando esta edición número LVI a la Super Bowl XXXIV (año 2000). En un duelo inédito ante unos increíbles e inesperados Cincinnati Bengals, asentaron el touchdown ganador en los últimos minutos para vencer por un ajustado 23-20. El receptor Cooper Kupp, dueño de dos anotaciones de su equipo y 92 yardas en 8 recepciones, fue declarado el MVP de esta nueva final de la NFL que ya es historia.

Los Rams, después de perder la Super Bowl de 2019 ante el último anillo de Tom Brady en los New England Patriots, han conseguido reivindicarse por fin en estos años. Un equipo repleto de estrellas tanto veteranas como más jóvenes. Conformado en base a muchos movimientos grandes en la agencia libre y sacrificando rondas de Draft para tratar de ganar ya, y al fin lo consiguieron. Uno de los mejores jugadores de toda la liga como Aaron Donald puede ya presumir de contar con un anillo que tan codiciado y difícil es de conseguir.

La confirmación de estrellas como Stafford, Donald o Kupp

Además, ha podido también reclamar su sitio en el limbo de los quarterbacks destacados de la historia de la NFL Matthew Stafford. Se pasó doce temporadas con los Detroit Lions. Y, a pesar de demostrar sus grandes cualidades como pasador, era muy criticado por muchos por no conseguir llevar a más a la franquicia de Michigan. Llegó a los Rams en 2021, apostando la franquicia angelina ya por todo para lograr la máxima gloria del fútbol americano, y así lo consiguieron. Stafford estuvo en su buen nivel, ganó sus primeros partidos de su carrera en Playoffs, y ha llevado a los Rams a consagrarse con su segunda Super Bowl.

También destacar a Sean McVay, el head coach de estos Rams. Con 36 años y 20 días se convierte en el entrenador más joven en proclamarse campeón. Supera a Mike Tomlin, quien con 36 años y 323 días alzó el Vince Lombardi de 2009 con los Pittsburgh Steelers.

Y ya por último antes de ir estrictamente a contar el partido, resaltar la enorme temporada e inesperada que han cosechado los Bengals. Venían de elegir en los primeros picks de los dos últimos Drafts, el nº 1 para Joe Burrow en 2020 y el nº 5 para el WR Ja’Marr Chase en 2021, ambos llegados de la universidad de LSU. Y han sido las grandes estrellas de un equipo con serios problemas en la línea ofensiva, lo que le llevó a tener una grave lesión la pasada temporada a Burrow y no pudo acabarla. Han tirado de estos Bengals hasta una Super Bowl donde nadie apostaba por ellos para estar disputándola. Y cerca han estado de lograr su primer anillo. Pero perdieron en su tercera final de la NFL, como en 1982 y 1989, donde cayeron en ambas ocasiones ante los San Francisco 49ers de Jerry Rice o Joe Montana.

Los Rams salieron con todo al partido

La defensa de los Rams salió muy fuerte, deteniendo un cuarto down que se jugaron los Bengals en su primer drive y solo permitiendo tres puntos en todo el primer cuarto. Mientras tanto, la ofensiva de Stafford (26/40 pases completados para 283 yardas) brillaba recibiendo de todo tanto Odell Beckham Jr. como Kupp. De hecho la primera anotación fue un lanzamiento de 17 yardas para un bonito touchdown de Beckham Jr., quien más tarde se iba a lesionar feamente de la rodilla por una mala pisada estando ya en el segundo cuarto.

Los tres primeros puntos que iban a poder rascar los de Zac Taylor serían gracias a una maravillosa big play de 46 yardas donde Chase era capaz de coger el balón a una mano. La cobertura de la secundaria de los Rams, liderada por Jalen Ramsey y el veterano Eric Weedle, forzaba tres pases incompletos (uno de ellos en la endzone que tuvo muy cerca de recibir Tee Higgins) y obligaba a salir al reconocido kicker de estos Playoffs, Evan McPherson. El novato conectaba una patada de 29 yardas para el 7-3.

Ya en el segundo cuarto, los Rams conseguían abrir más distancia. Dos grandes jugadas impulsaron el drive, una de hasta 35 yardas de Beckham Jr. donde se lesionó y otra para avanzar 25 yardas por medio de Darrell Henderson. Y Stafford daba su segundo pase de touchdown, para Kupp. El extra point no resultó donde además tuvieron que jugársela de dos cuando Matt Gay no podía patear el balón correctamente (13-3).

Los Bengals concatenaron 17 puntos seguidos

Pero los Bengals no habían llegado hasta una mismísima Super Bowl para no competirla y dar la cara hasta el final. Contestaron de inmediato con un drive de más de siete minutos, progresando muy efectivamente con envíos de Burrow (22/33 pases certeros para 263 yardas) y carreras de Joe Mixon (72 yardas en quince acarreos). La serie además la coronaron de forma espléndida desde primera y gol, con una brillante jugada de doble pase que salió bien, dando el running back Mixon un pase de touchdown hacia Tee Higgins. Les acercaba al 13-10 en el marcador.

Volvía el turno del ataque de los Rams, pero esta vez Stafford se precipitaría. Estando en la yarda 43 de Cincinnati, daría un pase muy profundo a la endzone en busca de Van Jefferson, pero se anticiparía claramente el safety Jessie Bates III para interceptar el balón. Ningún equipo pudo hacer mucho más antes del descanso y nos íbamos al Halftime Show con los Rams ganando pero con solo tres puntos arriba.

Burrow y Higgins incendian la Super Bowl

Sin embargo, la música de Snoop Dogg, Eminem, Dr. Dre, Mary J. Blige y Kendrick Lamar pareció haber motivado a los Bengals. En la primera jugada, Burrow conectaba con Higgins quien en una acción dudosa con Ramsey, donde pudo haber tanto interferencia de pase defensiva como facemask del receptor, se zafaba finalmente del cornerback y corría hasta la endzone para protagonizar un touchdown de 75 yardas. Cincinnati por primera vez se ponía por delante, 13-17.

Acto seguido, en el primer snap de Stafford en esta segunda parte, el QB lanzaba a Ben Skowronek quien dropeaba el balón y facilitaba la intercepción de Chidobe Awuzie. Desde campo rival, Burrow convertía un cuarto down corriendo él mismo, pero más tarde un sack de Aaron Donald acababa forzando el field goal para el 13-20.

Los Rams, desde la lesión de Beckham Jr. y sin poder estar esa gran baza ofensiva sobre el campo, estaban sufriendo mucho. Al menos pudieron sumar en su siguiente serie moviendo las cadenas con juego aéreo de Stafford. Ya que Cam Akers (solo 21 yardas en 13 intentos), estaba siendo muy bien contenido por el front-seven de los Bengals, comandado por D.J. Reader, Sam Hubbard y Logan Wilson. Finalmente apostaron por una trick play para entrar en la redzone, pero el pase de Kupp hacia Stafford se iría demasiado alto. Y Matt Gay aportaba tres puntos desde la yarda 41 (16-20).

Los Rams echaban de menos a Odell Beckham Jr.

Desde entonces, el encuentro gozó de una exhibición defensiva por parte de ambos equipos. Cosa que iba beneficiando poco a poco a Cincinnati, ya que los minutos pasaban a su favor. La defensa de Ohio estaban llegando tremendamente rápido a los placajes. Y lograban finalizar un par de drives en tres y fuera, uno con sack de Reader donde además Stafford salía con daños en un tobillo. Por parte de los Rams, un sack de Ernest Jones previo a un pase incompleto obligaban a despejar a los Bengals. En su siguiente ofensiva además veían cómo su QB Burrow era capturado dos veces consecutivas por A’Shawn Robinson y Von Miller.

Con todo ello, llegábamos al último cuarto, a los quince minutos finales de esta Super Bowl. El dominio defensivo se alargaba, viendo sobretodo cómo los Rams se veían inoperantes ante una defensa rival muy enchufada. Y necesitaban anotar si querían luchar por este título que se les estaba alejando. Y es que los Bengals llevaban una racha de 17 puntos acumulados, con dos turnovers a Stafford, sin dejando correr a los que jugaban en casa y encima iban ganando el partido.

No obstante, la defensa de Rams también estaba muy metida en el encuentro, impidiendo que Burrow y su amplio abanico de receptores realizasen más diabluras. Y a seis minutos del final, le devolvieron la posesión a su ofensiva para, esta vez sí, ganar el duelo.

Stafford-Kupp, la mejor conexión de la temporada

Los Rams tuvieron que convertir un prematuro cuarto down en el drive corriendo Kupp con el ovoide mientras el reloj bajaba de los cinco minutos. Además, el futuro MVP de este partido completaba un pase de Stafford por 22 yardas para dar respiro a un ataque que volvía estar algo atascado ante la velocidad de la defensa rival. Y Akers tendría su primera y única gran acción con una carrera que ganaba el primer down a 8 yardas de la endzone.

Estábamos en los dos últimos minutos, y Stafford con el partido en sus manos. Las penalizaciones de la defensa acabaron cavando la tumba de estos aguerridos Bengals. Primero con un Unnecessary Roughness de Von Bell que contrarrestaba al holding de Kupp que realizó para poder recibir el balón, pero estas faltas se compensaron y el touchdown, ya en tercer down, era revertido. Y para colmo, Eli Apple efectuaba una clara interferencia de pase que ya ponía las cadenas en la yarda uno. Stafford intentó empujar el balón a la goal line, pero sin éxito. Eso sí, corría el reloj y, finalmente, conectaba después con Cooper Kupp en un pase rápido hacia la derecha para anotar el touchdown de la victoria (23-20).

Gran mérito de Bengals a los que se les augura un futuro exitoso

Aún así, los Bengals tenían un minuto y medio para buscar un drive épico. Y con Burrow todo podía pasar. De hecho, la prórroga se barajaba, teniendo a un McPherson que ha realizado unos Playoffs históricos. Y el quarterback empezaba con la habitual conexión que tenía en LSU, con un Chase que se escapaba por 17 yardas. Tyler Boyd recibía después un balón para 9 yardas y se ponían en la 49 de Los Angeles.

Burrow buscó en profundo a Chase sin éxito. Samaje Perine corría en tercer down a una yarda, pero era cazado prematuramente por Greg Gaines y Donald. La línea defensiva de los Rams se había crecido en estos momentos. Y así lo demostraron, especialmente uno de los mejores jugadores de la NFL y sin duda el defensa más dominante de la liga, Aaron Donald.

Era la cuarta oportunidad a 48 segundos del final. Y el defensive tackle volvió a superar a la débil línea ofensiva de Cincinnati para dar alcance a Burrow, a quien se le hacía de noche recibiendo el placaje de Donald. Al menos evitó el sack y se deshizo del balón sin mirar, pero era muy difícil que lo cogiera Perine quien estaba cerca de él para intentar convertir el cuarto down. Así, la Super Bowl no se alargó más, con ya el nombre de Los Angeles Rams inscrito como nuevo campeón del Vince Lombardi.


¡Para no perderte nada de la actualidad de la NFL y del football en general recuerda seguirnos en @ashisfootball, tanto en YouTube, como en InstagramTwitter, Twitch Facebook!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *