Bengals barren a Ravens y les roban el liderazgo de la AFC Norte – NFL 2021

Baltimore jugaban su primer cruce divisional en casa, pero eran vencidos claramente por unos Bengals muy superiores.

bengals

Uzomah, TE de Bengals, celebrando su segundo TD del partido - Week 7 NFL 2021. | ©Cincinnati Bengals

La séptima jornada de la NFL comenzaba con un duelo en la AFC entre los Baltimore Ravens y los Cincinnati Bengals. En un partido que parecía que los Ravens iban a controlar sin problemas pero se convirtió en un autentico baño de los Bengals que superaron los Ravens a domicilio.

Ambos equipos necesitaban la victoria para seguir afianzando su dominio en la AFC. Lo que pocos esperábamos era ver la cara que mostraron los Bengals. Ya en la primera mitad consiguieron una mínima ventaja. Pero en la segunda mitad se descontrolaron en ataque y consiguieron 28 puntos. Ante la pasividad de los Ravens, que solamente podían ver cómo se les escapaba el segundo partido de la temporada ante su público. ¡Veamos cómo fue el gran partido que hicieron los Bengals para tomar el mando de la AFC!

Las defensas y Burrow protagonistas

Recibían Bengals primero en su visita a Baltimore, y la defensa de estos le daban una dura bienvenida a su casa. La línea de Burrow caía una y otra vez ante las embestidas de sus rivales, y algún que otro golpe feo se llevó el QB. Aún así, llegó a meterse en el campo rival. Pero no llegaron más de la 39 y tuvieron que devolver el balón. Por su lado los Ravens tampoco lo tuvieron mucho mejor. Lamar no encontró a sus dianas habituales y cuando la presión le sobrepasaba tenía que correr por su vida. Algo que le valió para conseguir el primer down, pero poco más pudo hacer.

Una vez la más la presión sobre Burrow fue la tónica en la defensa de Baltimore, además de no dejarles avanzar nada con el juego de carrera. Lograron zafarse de un 4 y 1, pero ni con esas llegaron mas allá. Tuvieron que conformarse con un field goal para estrenar el marcador, ya que no les dejaron avanzar más de su yarda 34. Las defensas se siguieron imponiendo el resto del cuarto. Lamar pareció llegar algo mas allá de lo habitual en un drive con Mark Andrews como autentico protagonista. Pero a la llegada del segundo cuarto le paraban otra vez, por lo que solo tuvieron la opción del field goal para igualar el partido.

En su siguiente drive, Lamar tuvo que hacer él mismo de corredor en las options, ya que el juego terrestre de Ravens es prácticamente nulo. Logró avanzar hasta más de la mitad del campo, pero cuando tuvo que confiar en su brazo, el juego se ancló y no llegó más allá. Y cuando el partido parecía parado del todo, Burrow se zafó de un sack y lanzó un pase profundo a Uzomah, quien estaba desmarcado en el fondo del campo, escapándose de Humphrey y anotando el primer touchdown del encuentro.

Esto pareció despertar el ataque local. Lamar hacía las veces de corredor, ya que las veces que confiaba en sus running backs, el avance se atoraba. Él mismo logró colocarse en la 3 de Cincinnati y tras un par de intentos de Freeman, este lograba colarse y volver a poner el partido en tablas tras el two minute warning del descanso.

Poco menos de 2 minutos le sobraron a Burrow para meterse en el campo rival en un drive rapidísimo, con ofensivas sin reunión y exclusivamente por aire. Llegado a la 12 contraria, se le echó el tiempo encima y anotaron otro field goal para volver a ponerse por delante al acabar la primera mitad.

Bengals pisa a fondo y pasa por encima a Ravens

A la vuelta, las tornas se cambiaban y Lamar Jackson se cruzaba el campo en dos pases de locura. El primero al rookie Bateman, que les colocaba más allá de mitad del campo. Y el segundo buscando a Marquise Brown en la esquina derecha de la zona de anotación, que la atrapaba ya casi saliendo por el fondo. Esto les volvía a poner por delante y encarar la segunda mitad de una manera más optimista.

Pero todo era un espejismo para los de Baltimore. Burrow logró otro drive por aire sin fisuras, cruzándose el campo ante una defensa que no sabía por donde venían. En la 32 rival encontró una vez más a Uzomah desmarcado, en un fallo garrafal del equipo contrario en el que había hasta 3 defensores descolocados, y este caminaba tranquilamente hasta la endzone para poner otra vez a su equipo por delante.

Lamar volvió a intentar la misma jugada del anterior drive, y la primera parte sí le salió. Encontró a Bateman para colocarse más allá del medio campo. Pero el intento de encontrar a Brown en el fondo, no le salió y tuvo que seguir normalmente. Los intentos de carrera no funcionaban una y otra vez. Para colmo de males, era atrapado en el 3 down y mandaba al traste toda la serie y tocaba devolver el balón. Entonces Bengals volvían a sorprender y, cuando parecían parados en el 3 y 2 sin haber hecho ni un primer down, Burrow volvía a encontrar a Chase y este se zafaba entre 3 defensores para recorrerse todo el campo y subir un touchdown más al marcador.

Ya acabando el tercer cuarto, Burrow volvía a lanzar a Chase, quien al recibir era derribado por Humphrey y le forzaba a soltar el balón. En la confusión los árbitros pitaban pase completo y el drive seguía, pero Baltimore lanzaba un challenge y los árbitros mantenían lo pitado en el campo, lo que provocaba la ira de Harbaugh en la banda.

A la vuelta en el último cuarto, forzaron hasta el tercer down y Burrow volvía a buscar a Chase en la endzone. Pero este era interceptado por Humphrey. El ataque local era llevado a jugarse el cuarto down, pero ni con esas eran capaces de salir de su campo. Burrow y los suyos arrancaban la serie en la 38 contraria, una posición inmejorable, que a base de carreras de Mixon lograban meterse en la endzone rival. Poniendo una distancia insalvable con menos de 10 minutos por jugar. Y esto no había acabado, al igual que en la anterior, Baltimore era forzado a jugarse el cuarto down, tras una inacabable retahíla de false starts, y dejaba otro fácil arranque a Bengals. Quienes, jugando únicamente carrera para consumir tiempo, lograban escaparse una vez más y anotar otro touchdown.

Ravens quisieron frenar la sangría de puntos y no se jugaron el cuarto down. Además de sacar a Huntley para no forzar de más a Lamar. Esta vez sí ejercieron el punt y pusieron a Bengals más alejados para comenzar su drive, y consiguieron que el resultado no fuera mas sonrojante de lo que ya era.


¡Para no perderte nada de la actualidad de la NFL y del football en general recuerda seguirnos en @ashisfootball, tanto en YouTube, como en InstagramTwitter Facebook!