Los Chiefs sorprenden a Lamar Jackson a base de defensa y repetirán en la Super Bowl

0

Con un planteamiento inesperado, los Kansas City Chiefs se cargaron a base de defensa a los Baltimore Ravens y podrán defender la Super Bowl.

chiefs

Crónica Final AFC: Kansas City Chiefs at Baltimore Ravens. | ©Chiefs

La historia se sigue repitiendo. Primero dominaron la NFL en la pasada década (y siglo actual) los New England Patriots, y desde que marchó Tom Brady, la tiranía en la AFC ha pasado a las manos de los Kansas City Chiefs. Patrick Mahomes llegó para convertir a los de Missouri en un equipo histórico que va a disputar su cuarta Super Bowl en los últimos cinco años.

Doblegaron en estos Playoffs 2024 por 17-10 a los mejores de toda la temporada y favoritos de la Conferencia Americana, los Baltimore Ravens. Y lo hicieron con un planteamiento rompedor y sorpresivo, confiando en la defensa. Vivimos una Final por la AFC completamente contradictoria. El guión garantizaba que la defensa de los Ravens iba a ser un fuerte, al ser la mejor de la NFL. Y que solo la magia de Mahomes debería plantar batalla a este equipazo comandado por Lamar Jackson. Pero no. Los Chiefs defendieron como nunca en esta temporada y únicamente el buen hacer de Lamar (272 yardas, 20/32) podía desrtuir la estrategia de los de Andy Reid. No lo hizo y se vio sometido por dicha defensa.

Lo más animado en cuanto a puntos se refiere, de este partido, fueron los primeros veinte minutos. Los Chiefs salieron con todo, comenzando una vez más con su primer drive llegando hasta la endzone. Mahomes (241 yardas, 30/39) daba su único pase de touchdown, de 19 yardas, con el habitual Travis Kelce. El tight end finalizaría con una brillante actuación de 116 yardas en 11 recepciones, superando el récord de más recepciones en Playoffs de la historia que ostentaba Jerry Rice (151).

Travis Kelce, historia de los Playoffs

Los Ravens darían su primera y única respuesta después. Catapultados por una escapada de 21 yardas de Lamar Jackson, y otra carrera de Gus Edwards de 15 yardas, los de John Harbaugh finalizarían en la endzone. Y sería con un espectacular pase de touchdown de Lamar Jackson de 30 yardas con Zay Flowers. En estos instantes, parecía que íbamos a tener uno de esos partidos de toma y daca donde ambos quarterbacks iban a sacar todo su arsenal hasta el final. Pero no.

Mahomes se movía a placer en el pocket, lanzando y completando pases constantemente, y ganando primeros downs sin parar. Isiah Pacheco volvía a ser determinante y corrió 68 yardas y también recibió el balón en cuatro ocasiones. Inesperadamente, Kansas City optaba por correr por dentro, ante el gran muro central que es la defensa de los Ravens contra la carrera, y les funcionaba. Igualmente, Rashee Rice, a la sombra de Kelce, era el WR favorito de Mahomes y fue encontrado en 8 ocasiones para 46 yardas. Este segundo drive finalizaba en un grandioso touchdown por la increíble recepción que obraba Kelce para el 14-7.

Y empezó la defensa de los Chiefs a golpear. Comenzó provocando un fumble Charles Omenihu que capturaba por detrás a Lamar y el balón lo tomaba George Karlaftis. Estábamos en el segundo cuarto y las sensaciones en Baltimore empezaban a ser muy malas.

No obstante, los Chiefs partiendo desde el campo rival, optaron por no buscar field goal y se jugaron un 4&1 donde Pacheco fue detenido milagrosamente para los Ravens. Salvado el fumble, tenían que reengancharse al partido pero Lamar Jackson no encontraba forma de mover cadenas.

No hay adjetivos para Mahomes

Los Chiefs acabarían la primera parte regresando al territorio enemigo. Pero dos holdings consecutivos del guard Trey Smith impidieron que el rápido drive finalizase en la endzone. Y esta vez el kicker Harrison Butker salía para transformar tres puntos desde la yarda 52 (17-7).

En la segunda parte, la defensa de Baltimore ciertamente despertó. El juego terrestre de Kansas City dejó por completo de ser una baza. Pero Lamar Jackson no reaccionaba. Siguió viéndose achicado por la defensa cambiante de Steve Spagnuolo liderada por Drue Tranquill y la presión incansable de Chris Jones.

También la maquinaria ofensiva de Mahomes y los Chiefs empezaron a ser muy conservadores, y dieron los galones a dicha defensa para sostener la diferencia en el marcador. Aún así, los Ravens con un touchdown se metían de lleno en el partido.

Quizás la acción más determinante llegaría en el último drive del tercer cuarto. Lamar conectaba en profundo por fin de nuevo con Zay Flowers, para 54 yardas, aunque una penalización por Taunting les restó 15. Flowers volvería a ganar 14 yardas después. Y dos snaps más tarde, en apenas la segunda visita a la redzone, de nuevo el receptor novato era el objetivo de Lamar, y este corría a por el touchdown. Se aproximó a la línea de gol y el placaje era inminente, por lo que optó por lanzarse hacia la endzone. Un error que quizás les costó el encuentro. L’Jarius Sneed se lanzaba también para placarlo y le golpeaba la mano, haciendo que Flowers soltara el balón que se quedaba sobre la endzone terminando en un fatídico touchback.

A Lamar Jackson se le hizo de noche ante la defensa de Chiefs

No obstante, la defensa de Baltimore siguió dando oportunidades a Lamar y compañía. Pero otro turnover empezaba a vaticinar la victoria final de los Chiefs. Tuvieron que convertir un 4&3 y Odell Beckham Jr. recibió en corto. Nelson Agholor capturó después un balón en largo que lo transformó en una ganancia de hasta 39 yardas. Tenía buena pinta el drive. Sin embargo, acto seguido Lamar se confundía, buscando en la endzone profundo a un Isaiah Likely que se encontraba defendido en triple cobertura. Y como no podía ser de otra forma, la jugada acababa en intercepción, de Deon Bush.

Los tres turnovers en el partido en contra de los Ravens fueron determinantes. Y había otro factor que no ayudaba nada a los que jugaban en casa. La cabeza de los jugadores de Baltimore cada vez estaba menos en el juego. Estaban ciertamente desesperados y las faltas que realizaban, muchas incomprensibles, llegaron a regalar casi cien yardas en todo el partido a los Chiefs.

A cinco minutos del final Ravens continuaba buscando la épica y, a pesar de un desesperado Lamar Jackson, consiguieron llegar a field goal range para que Justin Tucker desde la yada 43 estableciera el 17-10. A 2:34 de reloj, los Chiefs tenían que ganar un par de primeros downs para garantizarse ya el plantar rodilla. El primero lo regaló un enloquecido Roquan Smith que sin salir el snap se estampaba con la línea ofensiva con violencia innecesaria. Y el segundo lo conseguía el mejor jugador del momento en la NFL. Mahomes lanzaba a Marquez Valdes-Scantling para 32 yardas y sentenciaba un partido que ganaban sin conseguir ni un solo punto en toda la segunda parte.


¡Para no perderte nada de la actualidad del football recuerda seguirnos en @ashisfootballtanto en YouTube, como en InstagramTwitter, TikTok Twitch!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *