Cómo funciona y cómo seguir la NCAA, el fútbol americano universitario – College Football for Dummies

Descubre cómo funciona el fútbol americano universitario, el NCAA football, y cómo iniciarte y seguir esta apasionante competición. ¡Vamos!

ncaa

College Football for dummies. | ©ASH (Fotografía original FOX)

Comienza el football universitario. Ese gran desconocido aún para muchos. Pero que cuando aterrizas en él, ya no hay vuelta atrás. Muchos incluso se atreven a decir que les divierte más que la propia NFL. Pero entonces, ¿por qué no seguimos tanto el college fuera de Estados Unidos? Seguramente por su cierta complejidad de seguimiento, claro está. Y es por ese motivo por el que estamos aquí, para desgranar un poco la NCAA de fútbol americano. Y en ayudarte y facilitarte, por qué no, en el seguimiento de esta apasionante liga.

Aunque hay más asociaciones menores como la NAIA o la NJCAA, la NCAA es la asociación nacional de atletas universitarios más importante de Estados Unidos. National Collegiate Athletic Association. Congrega a los mejores deportistas y de multitud de deportes diferentes. Si quieres conocer más detalles del reclutamiento de los jóvenes y la llegada a las universidades (orientado al baloncesto) desde el high school, puedes consultar este artículo personal.

A su vez, la NCAA se divide en tres divisiones. La Division II decide a su campeón en el NCAA Division II Football Championship Game, y la Division III en la Stagg Bowl, pero no entraremos en esos terrenos. Además, la NCAA Division I tiene una subdivisión desde 1978, la Division I Football Championship Subdivision, conocida como la FCS, que también cuenta con un gran seguimiento. Tiene además universidades que abastecen cada año de jugadores al Draft de la NFL, como la poderosa North Dakota State, campeona en 8 ocasiones en la última década. El principal atractivo de esta FCS es su formato de Playoffs, con hasta 24 equipos en liza. Pero tampoco os vamos a explicar más de ella. Solo mencionaros además que se encuentra la Ivy League, conferencia con las universidades históricas más prestigiosas como HarvardPrincetonYale o Columbia.

Conferencias de la NCAA Football Division I-A, la que todos conocemos

Vamos al grano, a la Division I-A Division I Football Bowl Subdivision (FBS). En ella compiten los mejores programas universitarios, los mejores jugadores de fútbol americano, las futuras estrellas de la NFL. ¿El problema? Que la componen hasta 130 equipos.

En ASH ya os iniciamos un poco en la organización de conferencias de la FBS, por lo que no entraremos en mucho detalle. Existen las llamadas Power Five Conferences, las cinco más importantes: Atlantic Coast Conference (ACC), Big Ten Conference, Big 12 Conference, Pac-12 Conference y Southeastern Conference (SEC). Después tenemos las Group of Five, de menor relevancia pero tan seguidas como las anteriores: American Athletic Conference (AAC), Conference USA (C-USA), Mid-American Conference (MAC), Mountain West Conference (MW) y Sun Belt Conference (Sun Belt). Y a parte de las diez conferencias, existen 7 equipos independientes: Army, BYU, Liberty, New Mexico State, Notre Dame, UMass y ahora también UConn.

No obstante, este verano ha surgido una pequeña guerra. Texas y Oklahoma, equipos de la Big 12, se han manifestado pidiendo una reordenación de las conferencias. Consideran que en la suya están perdiendo nivel y solicitan entrar en la poderosa SEC y que ya les han invitado a entrar, donde batallan universidades como Alabama, Florida, Georgia o LSU.

Esa noticia también ha hecho mover a la Pac-12, la Big Ten y la ACC, en busca de unir fuerzas entre las tres. Y apuntan a una alianza en temporadas futuras para que sus equipos jueguen más entre sí. Esa hipotética alianza reuniría universidades muy fuertes también como Oregon o USC (Pac-12), Ohio State, Michigan, Penn State o Wisconsin (Big Ten) y Clemson, Miami o Notre Dame, que aunque hemos dicho que es independiente, es miembro con derecho a voto de la ACC y está obligado a jugar más partidos contra equipos de esta conferencia que contra el resto. De hecho para salvar la última temporada en pandemia, los Fighting Irish se introdujeron a la conferencia para tener calendario garantizado.

Con una nueva realineación en el aire de las conferencias, cosa que ya ocurrió entre 2010 y 2014, os hemos mencionado indirectamente a las principales universidades que cada año pelean por entrar a los Playoffs. Y ahora diréis, ¿para qué quieren jugar contra los mejores? Pues básicamente para tener calendarios de más prestigio y ganar puntos en el ránking final.

El calendario de football universitario

Es decir, vamos primero con la consecución del calendario. La temporada regular de fútbol americano NCAA se inicia a finales de agosto hasta principios de diciembre. Y tras una semana o dos de descanso, comienza el calendario de bowls, que luego explicaremos.

Para la regular season los equipos suelen jugar unos 12 partidos, con ocho o nueve contra rivales de su conferencia. Y tras esos juegos hay un fin de semana lleno de partidos donde se ponen en juego los títulos de conferencias, entre los dos mejores clasificados de cada una o entre los dos primeros de cada división si la conferencia se divide en subdivisiones. Así, a final de temporada regular tenemos a los diez campeones de las conferencias de Division I-A. Solo se le permite a los equipos de Hawaii jugar 13 encuentros, uno más por exención para sufragar los gastos de viaje.

En esos 12 encuentros, el resto de los duelos que no son contra equipos de tu misma conferencia son contra los de otra diferente, los llamados non-conference games. Para ellos, las universidades son libres de pactar con los contrincantes que quieran, y se consiguen por mutuo acuerdo. Los equipos independientes son los únicos que tienen control total de su calendario. Es habitual que se acuerden partidos iguales a años anteriores para compensar al equipo que jugó de visitante y esta vez hacerlo como anfitriones. O encuentros de pura rivalidad de hace muchos años.

También pueden acordar jugar contra equipos de la FCS, sin superar el 40% de su calendario contra equipos de esta división. Estos duelos se conocen como «money games«, ya que los equipos de dicha FCS embolsan gran cantidad de dinero por jugar en casa de un equipo FBS.

El calendario de Bowls

Después del parón de temporada regular llegan los Bowl Games, disputados entre diciembre y enero y que generan millones de dólares. A día de hoy hay más de 40 Bowls, es decir, más de 40 partidos de postemporada entre los mejores equipos del año. Los participantes deben tener récord ganador para participar en una de ellas, aunque con la gran cantidad de Bowls se están permitiendo entrar también equipos de récord 5-7 o mejor. Los ganadores tienen una gran recompensa y reconocimiento, además de unos trofeos muy característicos. Existen unos criterios de elegibilidad que deben cumplir para poder participar en alguna.

Varias Bowls ya están preestablecidas como enfrentar siempre a equipos de dos conferencias concretas. Otras decidían al campeón nacional hasta 2015, las por entonces Bowl Championship Series. A día de hoy destacan por encima del resto las New Year’s Six, las seis más importantes, de las más antiguas que existen: Rose Bowl, Sugar Bowl, Orange Bowl, Cotton Bowl, Peach Bowl y Fiesta Bowl. Estas ofrecen automáticamente plaza a los campeones de las conferencias del Power Five y a la mejor clasificada de las Group of Five. Las conferencias que aparecen entre estas NY6 bowls reciben millones de dólares.

El College Football Playoff y el comité de selección

Además, cada año se asigna a dos de esas Bowls para congregar las semifinales del actual College Football Playoff (CFP). Después de la regular season, las cuatro mejores universidades se enfrentan para luchar por el título nacional de football universitario, formato que se tiene desde la temporada 2014/2015. Desde entonces, los Crimson Tide de Alabama son los grandes dominadores habiendo ganado tres (2016, 2018 y 2021) College Football Playoff National Championship Game, el encuentro que decide al campeón final. Además, ha presenciado dos más, ambos perdidos en 2017 y 2019 ante los Clemson Tigers. LSU se proclamó de la mano de Joe Burrow en 2020, y el campeón inaugural de este formato en 2015 fueron los Ohio State Buckeyes liderados por un tal Ezekiel Elliott.

Y teniendo a más de cien universidades divididas en diez conferencias y con solo unos pocos partidos entre conferencias, ¿cómo se eligen a los cuatro mejores? Aquí llegamos al punto más polémico que da de qué hablar todas las temporadas, la selección de las universidades para los Playoffs. Y el motivo es que no es un criterio objetivo y la decisión siempre genera controversia.

Cada semana durante la temporada regular se generan unas clasificaciones de las mejores 25 universidades, el Top-25 que realizan diferentes medios como el ránking de periodistas por la Associated Press (AP), o el de entrenadores, el USA Today Coaches’ Poll. Y cuando estamos en las últimas semanas de competición llega el Top-25 del comité de selección del College Football Playoff, el válido para finalmente elegir a los cuatro primeros de ese ránking y que disputarán las semifinales. Incluso ya puedes ver Top-25 de pretemporada, para ver qué equipos apuntan maneras en el nuevo curso, atendiendo a sus plantillas y a lo realizado en años anteriores.

Los ránkings de las 25 mejores universidades

Mientras las principales universidades no fallen ante sus rivales asequibles de conferencia, estas se mantendrán en el ránking. Pero un tropiezo ya te hace penalizar y bajar mucho en la clasificación, lo que a su vez haría escalar al equipo que haya protagonizado esa sorpresa. Lo que más pondera para los expertos que efectúan estas clasificaciones son los partidos non-conference, los duelos con programas importantes de otras conferencias. También existe un ránking informático que se elabora con fórmulas matemáticas atendiendo a duelos entre equipos dentro del ránking y según la posición de los mismos en él. Para la mayoría de universidades, aparecer una semana en el Top-25 ya es todo un éxito.

Y por ello universidades como los Longhorns de Texas y los Sooners de Oklahoma piden cambiar de conferencia ya que la Big 12 está a la baja y esos encuentros apenas les ayuda para pelear por puestos de Playoff. Por ejemplo, este año tendremos un Alabama ante Miami o un Clemson frente a Georgia entre los mejores non-conference games.

Los miembros del comité de selección son directores de las conferencias Power Five, antiguos entrenadores, jugadores, directores deportivos… Estos sabios, además de realizar el Top-25 definitivo de la temporada NCAA, también asignan los equipos de las NY6 Bowls. Como ya hemos dicho, es un tanto subjetivo. Pero raro es que no estén las universidades con mejores récords y de las mejores conferencias en el CFP.

Cómo iniciarse en la NCAA

Con todo lo principal explicado sobre cómo funciona el NCAA football, vamos con la última sección y quizás más atractiva para el lector. Cómo puedes iniciarte y aficionarte a esto. Os dejaré los principales medios para poder seguir el college y cómo podrías arrancar para empezar en esta nueva aventura. Además de algunos consejos personales. Y date prisa en decidirte que la Week Zero de esta temporada ya inicia este sábado 28 de agosto, con estos duelos: Nebraska vs. Illinois, UConn vs. Fresno State, Hawai’i vs. UCLA, UTEP vs. New Mexico State y Southern Utah vs. San Jose State.

Es casi imposible seguir toda la parafernalia de partidos, equipos y conferencias del fútbol americano universitario. Y más cuando llegas de nuevo a esta competición. Por ello, mi consejo para iniciarse es el que hice yo, empezar haciéndote de un equipo y ver solo sus encuentros. Y a día de hoy me paso la semana viendo partidos de toda la jornada. Puedes elegir porque te guste una ciudad o estado, por ser del mismo estado que tu franquicia favorita de NFL (véase New Orleans Saints y LSU), por los colores, tradiciones que te hayan llamado la atención… Aquí tienes un listado de los programas en la FBS divididos por estados del país norteamericano.

También puedes escoger la universidad de procedencia de tu jugador favorito. Incluso hay gente que se dedica a seguir y centrarse en una única conferencia, y tener solo de referencia una «mini liga» de diez o doce equipos. Cuando aterricé aquí, en mi caso busqué equipos de Illinois (fan de Chicago Bears, Chicago Bulls…). Elegí Northwestern porque vi que tenían mejores resultados en las últimas temporadas que los Illinois Fighting Illini, y Northern Illinois juega en la MAC, fuera de las conferencias importantes. Además, era equipo de la Big Ten, conferencia con la que ya estaba familiarizada porque mis primeros golpes en la NCAA fueron viendo algunos encuentros de Michigan, por culpa de llegar a la NFL en la era álgida de Tom Brady en los Patriots y por el interesante All or Nothing sobre los Wolverines, disponible en Amazon Prime.

Por dónde seguir el college

Una vez tengas el equipo, ahora toca seguir los juegos y la actualidad de la competición. Para ver partidos desde España en directo recomiendo encarecidamente el ESPN Player, sin un alto precio (esperen a ofertas en el Black Friday) y con gran cantidad de partidos a la semana, pudiendo verlos también a la carta. Para el móvil tienes la app de ESPN «College Football Live Scores», donde podrás seguir en vivo todos los resultados, jugadas y estadísticas. Cuenta con un buen sistema de notificaciones en el que puedes indicar tus universidades favoritas y recibir alertas solo de las mismas. Desde un navegador, la web de la propia NCAA te ofrece noticias, ránkings, resultados, crónicas… de todo. Al igual que la propia página web de cada universidad, llena de actualidad específica de tu equipo favorito.

Para culminar, también puedes seguir a jugadores específicos con proyección de NFL. Antes de iniciarse cada temporada, en internet hay un sinfín de ránkings de los mejores jugadores universitarios para el nuevo curso, como este de 247sports. Así te puedes familiarizar con los futuros jugadores que llegarán tarde o temprano a la mejor liga del mundo. Y si eres fanático de las ligas Fantasy, unirte a alguna de NCAA te hará estar mucho más al tanto de los jugadores que más están destacando en la temporada. Fantrax cuenta con ligas de este tipo.

En lo personal, soy un gran aficionado de todos los deportes, y de los deportes americanos. Tardé en llegar a la NCAA, me reparaba su complejidad, su gran cantidad de equipos y la falta de tiempo para seguir más competiciones. Y entré hace unos tres años por los modestos Wildcats de Northwestern, y acabé en 2020 sin fallar ningún sábado desde las 6 de la tarde y viéndome las casi 30 Bowls en directo durante la Navidad «pandémica» por el ESPN Player.

Es difícil aterrizar en la NCAA, y más si no te ayudan o no sabes por dónde empezar. Por ello traemos este artículo. Y la pasión con la que viven los estadounidenses el football universitario es inigualable a otras ligas o deportes. Y por algo será. Si te gusta la NFL, te encantará la NCAA. Os invitamos a que comencéis esta experiencia espectacular y a seguir desde ASH lo mejor de cada jornada de college con nosotros.


¡Para no perderte nada de la actualidad del football recuerda seguirnos en @ashisfootball, tanto en YouTube, como en InstagramTwitter Facebook!