Missouri Tigers bate a Ohio State en la Cotton Bowl. Destacan Kansas State, Arizona y Clemson

0

Missouri Tigers se lleva la Cotton Bowl ante Ohio State. Kansas State brilla con Avery Johnson. Arizona gana a Oklahoma y Clemson a Kentucky.

tigers

Missouri Tigers campeones de la Cotton Bowl. | ©Tigers

Tercera y última semana de Bowl Games en la NCAA Football. Todo listo ya para ver este fin de semana las principales bowls con los mejores equipos de la temporada, las New Year’s Six, incluyendo las semifinales del College Football Playoff. En esta ronda de múltiples partidos cada día destaca la Cotton Bowl (NY6 también) que cayó para los Missouri Tigers. Y las victorias de USC, Oklahoma State, Kansas State, Arizona, Clemson o Notre Dame.

Esta temporada contamos con 41 bowls, y para clasificar a una de ellas debes acabar con un balance en la regular season positivo o al menos equilibrado. Eso requiere a 82 universidades elegibles, y justamente hubo 81 cumpliendo esas condiciones. Por lo tanto, había que escoger un equipo más, el mejor que tuviese récord negativo de todo el país, y ese fue el caso de Minnesota (5-7). Y para colmo, los Golden Gophers ganaron su tercera Quick Lane Bowl a Bowling Green por 24-30.

Dos touchdowns consecutivos en el tercer cuarto, por parte del QB Cole Kramer y de Jameson Geers, definieron el encuentro estableciendo un 10-23. Y es que Minnesota sabría sostener esa distancia de dos anotaciones hasta el final a pesar de las respuestas de los Falcons en el último cuarto. A las anotaciones de PaSean Wimberly Connor Bazelak, ya a menos de tres minutos para el término del encuentro, contrarrestó el touchdown del MVP del partido, Darius Taylor. El running back de los Golden Gophers se fue hasta las 208 yardas de carrera.

Minnesota, Kansas y Virginia Tech acaban bien el año

En la SERVPRO First Responder Bowl, la universidad de Texas State tenía su primer juego de bowl en su historia y venció, por 45-21, a Rice. El quarterback A.J. Padgett recibió tres intercepciones, dos para pick six de un intratable Brian Holloway. Y a la tercera, con el marcador ya en 38-21 para los Bobcats dentro del último cuarto, le sustituía Shawqi Itraish pero también se veía interceptado y los Owls no tenían muchas opciones más. Ofensivamente, Texas State se vio dirigida por el QB T.J. Finley y por el corredor Ismail Mahdi. Pero sería Jahmyl Jeter el protagonista en la endzone con tres touchdowns.

Por la Guaranteed Rate BowlUNLV empezaba el partido atacando y lo aprovecharon para ser el único momento en el que iban a ir por delante en el marcador. Anotaba Vincent Davis Jr. de carrera. Y es que dos intercepciones en la primera parte al quarterback freshman de los Rebels, Jayden Maiava, y la maquinaria ofensiva de Kansas funcionando conducida por Jason Bean, apabullaron a la universidad de Las Vegas. Cuatro touchdowns al descanso llevaban los Jayhawks, obras de Luke Grimm por partida doble, Lawrence Arnold y Devin Neal.

No obstante, dos intercepciones a Bean en el tercer cuarto quisieron que Kansas sufriera algo hasta el final. UNLV encadenó dos anotaciones de Shelton Zeon III y Ricky White por la vía aérea para establecer un interesante 28-24. Sin embargo, Bean se desataría nuevamente en los últimos quince minutos, acabando con seis pases de touchdown y dando la mitad en este cuarto periodo y siendo cada uno de más de 40 yardas. Arnold y Grimm fueron sus destinatarios y el marcador definitivo sería de 49-36 a favor de los Jayhawks. Los Rebels no jugaban una bowl desde 2014 mientras que para Kansas es su primer triunfo en 15 años.

Bowls sin los favoritos del Draft, Caleb y Drake Maye

El hecho de que los jugadores se preparen explícitamente de cara al Draft una vez termina la temporada regular y si su equipo no tiene una bowl interesante, es cada vez más patente. Por ejemplo, los dos quarterbacks llamados a liderar la clase del Draft de la NFL del 2024 podríamos haberlos visto en acción el mismo día, Caleb Williams y Drake Maye, pero ninguno optaron por jugar. Así, en el caso de North Carolina cayeron claramente por 10-30 ante West Virginia en la Duke’s Mayo Bowl que disputaron en casa, en Charlotte.

A base de big plays, los Mountaineers se cargaron a los Tar Heels. En la primera jugada del partido, touchdown directo de 75 yardas de Traylon Ray que se escapaba de la secundaria rival. Y finalizando el segundo cuarto, Beanie Bishop Jr. retornaba un punt por 78 yardas para touchdown. No obstante, en los dos últimos minutos antes del descanso hubo la mayor emoción de todo el partido. Tras ese retorno North Carolina en cinco jugadas se recorrió el campo para anotar por vía J.J. Jones. Pero después, dos buenos pases de Garrett Greene hacia Hudson Clement facilitaron un field goal para West Virginia que dejaban el marcador en un 10-17.

North Carolina afrontaba este encuentro sin Maye y con el QB freshman Conner Harrell estrenándose. Pero el joven se topó con una defensa de los Mountaineers que le interceptó en dos ocasiones y además ponía muy difícil el ganar primeros downs, y eso les impidió a los Tar Heels tener regularidad en ataque. Dos field goals de Michael Hayes, y un touchdown de Jahiem White, todas las anotaciones impulsadas por big plays, establecieron el definitivo 10-30. Hudson Clement había tenido un catch de 21 yardas, después Greene corría por 48 yardas para facilitar la anotación de White y por último, la defensa sobrevivió a un 4&3 que se jugó Harrell ya a la desesperada, y además Leighton Bechdel corría 17 yardas antes de la patada. Esta es la cuarta derrota consecutiva de bowls para los Tar Heels.

Miller Moss lidera a USC ante Louisville

El otro gran ejemplo sin su QB estelar es USC que disputó la Holiday Bowl ante la nº 15 del ránking Top-25, Louisville. Al menos los Trojans resultaron vencedores por 28-42. Como todos los partidos de USC esta temporada, fue un duelo con alta puntuación, anotación tras anotación. Y es que el sophomore QB Miller Moss de los Trojans estuvo excepcional, repartiendo 372 yardas (23/32) y hasta seis pases de touchdown, todo un récord en esta longeva bowl que se celebra desde 1978.

Solo el hecho de sacar dos anotaciones de diferencia en el segundo cuarto (7-21), le sirvió a USC para mantenerse por delante siempre y llevarse el triunfo final. Destacaron los receptores Tahj Washington y Ja’Kobi Lane con dos touchdowns cada uno. Por parte de los Cardinals, Jake Plummer tiró del carro con 21 lanzamientos para 141 yardas y el corredor Isaac Guerendo, autor de 161 yardas, pisaría la endzone en tres ocasiones.

Virginia Tech llevaba también una mala racha de cuatro pérdidas seguidas en bowls, y se han desquitado este año sorprendiendo a Tulane en la Military Bowl por 41-20. En un partido dificultado por la lluvia, los Hokies fueron capaces de colocar 24 puntos en la segunda parte casi sin respuesta a los Green Wave, pues al inicio del tercer cuarto Kai Horton lograba el empate a 17-17 para Tulane. Desde entonces, el ataque comandado por Kyron Drones, MVP del duelo, sumaba a través de Bhayshul Tuten por partida doble y de Benji Gosnell. Drones repartiría dos asistencias a la endzone con 91 yardas en 13 lanzamientos completos, y correría hasta 176 yardas logrando también una anotación.

Texas Bowl para Oklahoma State

La nº 20 del país, Oklahoma State, no defraudó y batió a Texas A&M por 23-31 en la Texas Bowl. Los Cowboys al descanso consiguieron abrirse paso hasta un 6-24. Pero siete puntos gracias al corredor Amari Daniels al principio del tercer cuarto (13-24), daba esperanzas a los Aggies. Además, tras un intercambio de anotaciones (20-31), la defensa conseguía que Oklahoma State tuviese que despejar, y el ataque de Marcel Reed movería cadenas después hasta campo rival. Amari Daniels recibiría un pase que extrapolaba en una larga ganancia, pero tendría un fumble crucial cuando ya iba corriendo por las últimas diez yardas del campo.

A cinco minutos del final, Texas A&M marcaba un field goal que les ponía a solo una anotación con conversión de dos de desventaja, Y tuvieron esperanzas hasta el último segundo ya que además los Cowboys fallaban un tiro de campo con menos de veinte segundos en el reloj. Rashod Owens, quien recibió diez balones de Alan Bowman y ganó 164 yardas llegando en dos ocasiones a la zona de anotación, se convirtió en el primer WR de una Texas Bowl que es declarado MVP.

La segunda edición de la Fenway Bowl tuvo como campeón a Boston College, que logró el upset ante la nº 24 del ránking, SMU. Los Eagles doblegaron a los Mustangs por 14-23. En la primera mitad, SMU lideraba con un touchdown de L.J. Johnson y un pase anotador de Kevin Jennings hacia Jaylan Knighton (14-10). Pero el quarterback de Boston College, Thomas Castellanos, cambió el destino del partido en el último cuarto. Dos veces que llegaba a la redzone, y dos veces que se escapaba del pocket para correr unas 15 yardas hasta la zona de anotación y dar la vuelta así al partido (14-23). La defensa de los Eagles mantuvo en seco a los Mustangs en toda la segunda mitad.

Ganan West Virginia, Boston College y Rutgers

Por la Pinstripe Bowl, la universidad de Rutgers conquistó su primer partido de postemporada nueve temporadas después. Miami sucumbió por 31-24 ante los Scarlet Knights, jugando con el suplente Jacurri Brown. Rutgers con una magnífica defensa mantuvo a raya a los de Florida, y vencían por 14-0 en los primeros compases del partido. Pero esa defensa de los Scarlet Knights sufriría en los cuatro últimos minutos del segundo cuarto y al inicio del tercero. Jacurri Brown conseguía su primer touchdown, y tuvieron la capacidad de regresar a la redzone donde Andres Borregales añadía tres puntos (14-13). Y tras pasar por vestuarios, Brown conectaba con Xavier Restrepo para un espléndido pase de touchdown de 30 yardas que le daba el mando a los Hurricanes (14-17).

No obstante, desde entonces la defensiva de Rutgers volvió a imponerse. Y pudieron retomar el control del partido con dos acciones particulares. Primero, bloqueaban un punt en la endzone que se convertiría en touchdown de Timmy Ward. Y segundo, el destacado running back Kyle Monangai (163 yardas, 1 TD) se escapaba por 40 yardas para que después, el QB Gavin Wimsatt solo tuviese que empujar el balón una yarda para anotar (28-17). Rutgers además añadió un field goal a su cuenta particular, pero Miami no desistía.

Brown conseguía su segundo touchdown a 27 segundos del final y encima el onside kick salía bien y recuperaban la posesión. Pero nada pudo evitar la séptima victoria de un equipo de la Big Ten de forma consecutiva en esta Pinstripe Bowl que combaten equipos de esa conferencia y de la ACC. Por su parte, Miami lleva solo un triunfo de las doce últimas bowls que ha combatido.

Kansas State empieza a descubrir a Avery Johnson

Por fin llegamos a la Pop-Tarts Bowl (sustituto de la Cheez-It Bowl), donde teníamos la primera bowl entre universidades rankeadas del CFP Top-25, NC State (18) vs. Kansas State (25). Mientras que los Wolfpack disfrutaban una última vez del veteranísimo Brennan Armstrong, quien lleva desde 2018 en NCAA, los Wildcats estuvieron descubriendo al freshman Avery Johnson, pues el QB Will Howard está pendiente de lo que ocurra con él en el transfer portal.

Y le salió bien la jugada a Kansas State. Lideraban al descanso por 10-21, con dos touchdowns de DJ Giddens, uno por aire de 37 yardas y otro por tierra, más una carrera de 19 yardas de Avery Johnson hasta la endzone. El lapso de los últimos cinco minutos antes del descanso fue exhausto. Los Wolfpack despertaban con una gran anotación de Armstrong de 31 yardas, y después llegaba la respuesta de Johnson. Pero justo a tiempo cero NC State sumaría un field goal.

Terminando el tercer cuarto, los Wolfpack conseguían apretar el marcador a un 19-21 con Trent Pennix explotando en una carrera de 60 yardas. Buscaron el extra de dos para empatar, pero terminó rápido la jugada con tremendo sack de VJ Payne. Tras ello, Kansas State desde el ataque controlaría todo el último cuarto con un drive de más de siete minutos. De hecho iban a realizar dos touchdowns pero que se verían anulados por penalizaciones, uno en el retorno de un punt. Y pusieron el sello definitivo anotando Jayce Brown a 2:42 del final, dejando una diferencia de más de un touchdown en el partido (19-28).

Noah Fifita causa sensación en Arizona

Quizás la primera bowl destacable por los equipos participantes sería la Alamo BowlArizona (14), equipo sensación de esta temporada, derrotaba por 38-24 a Oklahoma (12) y alzan una bowl 8 años después. El quarterback Dillon Gabriel fue transferido a Oregon y los Sooners jugaron con el freshman Jackson Arnold, quien sería un tanto irregular. En el primer cuarto tendría dos intercepciones y los Wildcats ganaban por 13-7, con un touchdown ya del receptor Jacob Cowing de 35 yardas.

Pero en el segundo cuarto cambiaron las tornas, golpeando Oklahoma dos veces por medio del RB Gavin Sawchuk y del WR Nic Anderson (13-14). Y en el tercer cuarto seguiría la buena racha de los Sooners, alcanzando un marcador de 13-24 con una anotación aérea entre Arnold y Brenen Thompson de 63 yardas como protagonista. Sin embargo, cuando los turnovers (6 en total) volvieron a aparecer sobre la ofensiva de Oklahoma, Arizona recuperaría el mandato. Arnold lanzaba a Jalil Farooq pero no controlaba del todo el balón cuando recibía un golpe en el brazo y el ovoide salía despedido cayéndole a Gunner Maldonado, quien retornaba el turnover que a priori había parecido un pick six, por 87 yardas. Noah Fifita con dificultades encontraría después a Montana Lemonious-Craig para convertir y acercarse los Wildcats a un 21-24.

En el siguiente drive, Arnold era interceptado por tercera ocasión. Y Arizona con un tiro de campo empataría. Más tarde, Fifita conectaba nuevamente con Cowing quien obraba un espléndido touchdown de 57 yardas. Y después, Arnold otra vez era protagonista para mal de los Sooners, recibiendo un sack de Isaiah Ward y perdiendo el balón. Tras el fumble, desde la redzone, los Wildcats ya encaminaron su triunfo con un marcador de 38-24 al anotar el corredor D.J. Williams.

Oregon State no fue rival para Notre Dame

Esta Week 3 de bowls entraba al fin de semana de Año Nuevo con los primeros platos fuertes. Por ejemplo, Notre Dame (16) enfrentaba a Oregon State (19) en la Tony the Tiger Sun Bowl, aunque los Fighting Irish barrieron por 8-40 a los Beavers. Ambos jugaron sin sus quarterbacks titulares, pero Oregon State sufriría más de ello, pues prácticamente no conseguirían un touchdown en todo el encuentro. Solo fueron capaces de convertir un único tercer down en el partido, de los nueve que tuvieron. El QB Ben Gulbranson se vio muy solitario en el ataque de los Beavers donde el juego terrestre quedó secado a únicamente dos yardas reales de ganancia.

Por parte de Notre Dame, su defensa ejerció cuatro sacks y el joven mariscal Steve Angeli lució bien con 232 yardas repartidas en una quincena de lanzamientos, y tres de ellos para touchdown. Jadarian Price brilló en el apartado terrestre y Jordan Faison como receptor principal, rebasando ambos el centenar de yardas avanzadas y visitando la endzone.

Mucho más divertida fue la Gator Bowl donde por décima vez veíamos a Clemson (22) compitiendo por el trofeo y se lo adjudicaron, tras remontar a Kentucky y terminar venciendo por 38-35. La primera parte del duelo solo fue un calentamiento para lo que iba a ser la segunda mitad, y especialmente el último cuarto. De momento, los Wildcats lideraban por 10-14.

Clemson remonta a Kentucky y gana su 5ª Gator Bowl

El tercer cuarto se abrió con el correspondiente kickoff por parte de Clemson, y el intratable Barion Brown retornaba la patada por las cien yardas del campo para touchdown (10-21). Ya en el primer cuarto había anotado con una carrera de 22 yardas. Por lo tanto, los Tigers tendrían que emplearse y mucho en el último cuarto si querían remontar. Y en la primera jugada que veíamos del mismo, estando a una yarda, era el segundo touchdown de Phil Mafah (16-21).

Tras un intercambio de intercepciones, los Tigers se aproximaban con un field goal. Y al poco tiempo después, el MVP Mafah se escapaba por 29 yardas para un touchdown que les daba el mando (27-21). La conversión la recibía Tyler Brown. Entonces, Barion Brown hacía renacer a Kentucky, con su tercera anotación y por una vía diferente. El QB Devin Leary lo encontraba en profundo para un touchdown aéreo de 60 yardas (27-28).

El toma y daca continuó, y ahora Jonathan Weltz sumaba unos complicados tres puntos desde la yarda 52, a cuatro minutos del final (30-28). Como respuesta, los Wildcats se catapultaban con un pase de Leary hacia Jordan Dingle que se transformó en 72 yardas, poniendo en bandeja la posterior anotación de Ray Davis. Pero Clemson bajo la batuta del QB Cade Klubnik tendría la última palabra. Ocho pases completados en un drive de unos dos minutos contrarrestaban los dos sacks que recibía. Sería clave la recepción de 15 yardas de Jake Briningstool que les metía en primera y gol a 20 segundos del final. A tres yardas de distancia, una vez más el running back Mafah empujaba y hacía que el balón rebasara la goal line para touchdown. Yendo de dos, Josh Sapp recibía en la endzone para el 38-35. El cornerback Shelton Lewis cerraba el partido interceptando.

Memphis bate a Iowa State en la Liberty Bowl

La universidad de Memphis cierra otro curso excepcional con diez victorias finales al conquistar la Liberty Bowl. Derrotaron por 26-36 a Iowa State para alzar su octava bowl de la historia. La secundaria de los Cyclones iba con la lengua por fuera ya en el primer cuarto, donde el quarterback de los Tigers Seth Henigan les puso en serios aprietos con dos proyectiles anotadores de 70 y 51 yardas, completando con Demeer Blankumsee y Joseph Scates. Henigan finalizó con 364 yardas y cuatro dianas a la zona de anotación, más un touchdown propio en carrera.

Memphis arrancaba con un parcial inicial de 19-0, y desde entonces impusieron su ley en el partido. En el segundo cuarto Iowa State atisbaron su único índice de esperanza en la bowl. Fue con una conexión de 29 yardas entre Rocco Becht y Jayden Higgins y dos field goals de Chase Contreraz. Se llegaría al descanso en un 13-22.

Sin embargo, dos big plays de los Tigers terminaron de matar a Iowa State en el tercer cuarto. El corredor Blake Watson estallaba en una jugada por 55 yardas y facilitó el posterior touchdown de Anthony Landphere. Y después, Henigan asistía en profundo a Sutton Smith para anotar por 48 yardas. Ya el marcador se alzaba a un 20-36. Al menos los Cyclones lucharon hasta el final y sumarían dos touchdowns, aunque inservibles, por parte de Easton Dean y Jaylin Noel. Con ello, el QB Becht finalizaba con tres asistencias a la endzone y hasta 446 yardas repartidas.

Y como colofón a este gran viernes previo a las grandes bowls, teníamos ya la primera New Year’s Six, la Cotton Bowl. Ohio State (7) ya tiene puesta la mirada al futuro y se despidió de Kyle McCord (Syracuse) y se encomendarán el año que viene en el recluta de 5 estrellas Devin Brown. Este quarterback debutaba en la Cotton Bowl, pero el partido se vio algo descafeinado por, además de que el mejor WR de la temporada Marvin Harrison Jr. se declaró para el Draft y optó por no jugar, porque Brown se lesionó de un tobillo y abandonó el encuentro en la primera parte.

La mejor temporada de los Tigers de Missouri en la última década

Los Buckeyes acabaron sucumbiendo por 14-3 ante Missouri (9), quienes alzaron su tercera Cotton Bowl Classic en su primera apariencia en una NY6. Resultó ser un duelo defensivo, con Ohio State completando hasta 6 sacks, tres de un desatado Jack Sawyer. Y cuatro por parte de los Tigers, siendo Johnny Walker Jr. el jugador defensivo más determinante del encuentro.

Las galopadas de TreVeyon Henderson fueron lo primero que empezaron a hacer daño en el partido. Pero los sacks entorpecían constantemente los drives ofensivos. Obró una carrera de 20 yardas y entró en campo rival donde el kicker Jayden Fielding sumaba un field goal de 44 yardas para los Buckeyes (0-3). Poco después, Brown recibía otra captura y el freshman Lincoln Kienholz tenía que asumir los galones. Y al iniciar el tercer cuarto, Fielding esta vez desaprovechaba fallando su patada una big play del receptor Xavier Johnson de 24 yardas.

En la segunda parte Missouri empezó a mover cadenas con mayor notoriedad, consiguiendo más del doble de los primeros downs que habían ganado en toda la primera mitad. Con ello, en los últimos minutos del tercer periodo Cody Schrader empezó a tirar del carro con sus carreras (128 yardas). Eso y una big play entre Brady CookMarquis Johnson de 50 yardas. Así, abrieron el último cuarto con Schrader corriendo 7 yardas a la endzone (7-3).

El WR Emeka Egbuka era lo más destacado ofensivamente de los Buckeyes, pero nadie más le acompañaba. Tras un nuevo despeje de su equipo, a pesar de obrar un catch de 25 yardas que entró en territorio enemigo, Missouri volvía a golpear. Otro drive de más de 90 yardas avanzadas, con una recepción de 31 yardas de Theo Wease Jr. y acarreos insistentes de Schrader. Desde primera y gol, Brady Cook conectaba con la tercera arma ofensiva estelar de este año en los Tigers, el WR Luther Burden III. Su 8º touchdown de la temporada (14-3). La anotación llegaba a cinco minutos del final, muy difícil ya para Ohio State.

El partido se terminó cuando los Buckeyes, en su siguiente drive, acabaron perdiendo la posesión. Pese a que avanzaron al campo rival con Kienholz pasando bien, en un tercer down el quarterback era golpeado por Daylan Carnell antes de que lanzase, haciéndole que soltara el balón. Se convertía en un fumble a por el que se tiraba Joe Moore para devolver el balón a Missouri a tres minutos del final. Un primer down en 4&1 ganado por Burden III corriendo 20 yardas sentenció la undécima victoria de los Tigers en este 2023.


¡Para no perderte nada de la actualidad del football recuerda seguirnos en @ashisfootballtanto en YouTube, como en InstagramTwitter, TikTok Twitch!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *