Nuevo Heisman Trophy para un jugador de USC, para Caleb Williams

Fin de semana de descanso en la NCAA pero tuvimos los premios a mejores jugadores del año, con Caleb Williams ganando el Heisman Trophy.

Caleb Williams

Caleb Williams ganador del Heisman Trophy 2022. | ©Heisman Trophy Trust

Primer fin de semana sin jornada NCAA (aunque tuvimos el duelo habitual entre Army y Navy), pero se anunciaron los premios a los mejores jugadores de la temporada de College Football. El más importante, como siempre, es el Heisman Trophy, el trofeo que reconoce al mejor jugador del año. Y en esta ocasión se le llevó el quarterback Caleb Williams. Con este premio, la universidad de USC ostenta en la historia a 7 jugadores con el trofeo, y empata a Notre Dame, Ohio State y Oklahoma para ser las universidades con más jugadores Heisman en el palmarés.

La última vez que uno de los Trojans ganó este trofeo fue en 2005 por Reggie Bush, y habrían sido 8 Heisman Trophies para USC en la historia. Pero dicho año ha resultado quedar vacante el premio por tener el running back investigaciones sobre violar las políticas de la NCAA. Con lo que los dos últimos Trojans galardonados han sido dos QBs, Matt Leinart (2004) y Carson Palmer (2002). Los otros jugadores de dicha universidad de California fueron: Marcus Allen (RB, 1981), Charles White (RB, 1979), O.J. Simpson (HB, 1968) y Mike Garrett (HB, 1965).

Caleb Williams, de suplente en Oklahoma al Heisman con USC

La historia de Caleb Williams es tremenda. La pasada temporada llegaba como freshman a una Oklahoma que ilusionaba y mucho con la dirección del mediático Spencer Rattler. Sin embargo, Rattler se vino a menos con el paso de las jornadas y, en el duelo con Texas, acabó siendo sentado para que entrase en su lugar Caleb Williams. Y el resto es historia. El QB remontó y terminó derrotando a los Longhorns por 55-48. Y lideró a los Sooners hasta final de temporada, coronando con el triunfo sobre Oregon en la Alamo Bowl.

En esta temporada 2022/2023, el transfer portal sacudió de lo lindo a las universidades, y tuvimos muchísimos movimientos, sobre todo en el puesto de QB. Así, USC se hizo con Caleb Williams para ser su nuevo quarterback titular, y ha llevado a los Trojans a estar bien cerca del College Football Playoff. Han terminado con un récord de 11-2, 10º del ránking y finalizarán el curso disputando la Cotton Bowl ante Tulane.

Caleb Williams ha repartido 4075 yardas de pase, con una efectividad del 66% de completados (296/448), 37 envíos para touchdown y solo ha concedido 4 intercepciones. En carrera ha ganado un total de 372 yardas con una media de 3’4 yardas por intento, y ha sumado 10 anotaciones.

La única pega que han tenido los Trojans han sido sus dos derrotas contra el mismo rival, Utah. Una fue durante la regular season, y otra en el partido de final de conferencia por la PAC-12. Previo a dicha final doblegaron a los rankeados UCLA y Notre Dame, lo que hizo que el comité pusiese en cuarta posición en el ránking a USC. Pero su derrota por la PAC-12 por un contundente 47-24 les hizo caer muy duro en la clasificación, y quedarse fuera de los que habrían sido sus primeros Playoffs.

Max Duggan, C.J. Stroud y Stetson Bennett, los finalistas

Junto a Caleb Williams, quien además se ha llevado también el Maxwell Award como el College Player of the Year, el Walter Camp Player of the Year y el AP Player of the Year, también fueron finalistas los QBs Max Duggan (TCU), quien fue segundo en la votación para este Heisman Trophy, C.J. Stroud (Ohio State) y Stetson Bennett (Georgia). Bennett recibió el Burlsworth Trophy como mejor jugador que inició su etapa universitaria como un walk-on. A estos tres jugadores los veremos pelear en el College Football Playoff junto a la universidad de Michigan. En quinto lugar de la votación para el ansiado trofeo finalizó el quarterback de Tennessee, Hendon Hooker.

Al margen del Heisman, también se dieron a conocer los premios a los mejores jugadores por posición. El reconocimiento a mejor jugador devensivo del año, el Chuck Bednarik Award, fue para el EDGE Will Anderson Jr., de Alabama (51 tackles, 10 sacks y 1 intercepción). También consiguió el similar Bronko Nagurski Trophy, por segundo año seguido. Sin embargo, el mejor linebacker de la temporada ha sido Jack Campbell (Iowa). Ha placado en 115 ocasiones este año (51 solo), ha defendido un pase, forzó un fumble y logró 2 intercepciones. Igualmente fue reconocido como el mejor estudiante, con el apodado «Academic Heisman», el William V. Campbell Trophy.

El Davey O’Brien National Quarterback Award reconociendo al mejor quarterback del año, para Max Duggan. Lanzó para 3321 yardas, 30 pases de touchdown y 4 intercepciones concedidas, con un 65% de envíos completados. Además, sumó 404 yardas en carrera y 6 anotaciones más. A comandado a los Horned Frogs a su primera aparición en el CFP.

Esta grandísima temporada de TCU también ha obtenido dos reconocimientos más. Uno para el cornerback Tre’Vius Hodges-Tomlinson, ganando el Paycom Jim Thorpe Award como mejor defensive back. Ha totalizado 42 placajes, uno fumble forzado, tres intercepciones y 11 pases defendidos. Y el otro para Sonny Dykes, el entrenador, reconocido como el Home Depot Coach of the Year. A su vez, el mejor coach asistente del año ha sido Garrett Riley, quien es el coordinador ofensivo y entrenador de QBs en TCU. Asumió el Broyles Award.

TCU y Michigan, universidades en alza

El Rimington Trophy, para el mejor center, fue para Olusegun Oluwatimi (Michigan), quien solo ha permitido un sack y dos presiones en todo el año. Además, ha sido uno de los principales artífices del espectacular juego terrestre de los Wolverines. Evidentemente, Oluwatimi también recibió el Outland Trophy, como el mejor OL interior.

El mejor running back del año ha sido el espectacular Bijan Robinson (Doak Walker Award). El jugador de Texas ha liderado a su equipo con un total de 1580 yardas terrestres y 18 anotaciones, más 19 recepciones para 314 yardas y dos touchdowns más. Por su parte, hubo sorpresa en el premio al mejor tight end, el John Mackey Award. Parecía estar cantado para Michael Mayer, habiendo realizado 67 recepciones para 809 yardas y 9 TDs para Notre Dame, pero se lo ha terminado llevando Brock Bowers. El TE de los Bulldogs de Georgia fue clave en el mejor equipo de la temporada, con 52 catches para 726 yardas y 6 touchdowns.

En cuanto al receptor más destacado, el Biletnikoff Award, fue para Jalin Hyatt (Tennessee). También hubo controversia en este premio ya que apuntaba para Marvin Harrison Jr. (Ohio State). Sin embargo, Hyatt se lo ha llevado con 1157 yardas en 72 capturas y 12 anotaciones.

El reconocimiento al jugador más polivalente, el más versátil, se lo llevó Jack Colletto. Ha ejercido con Oregon State de quarterback, full back, linebacker e incluso en special teams, y recibió así el Paul Hornung Award. Por último, os mencionamos a los dos mejores jugadores en equipos especiales. El Ray Guy Award para el punter del año, Adam Korsak (Rutgers), que ha promediado 44 yardas por despeje. Y el Lou Groza Collegiate Place-Kicker Award, para Christopher Dunn (NC State). El pateador de los Wolfpack ha atinado 24/25 field goals y los treinta extra points que ha realizado.


¡Para no perderte nada de la actualidad del football recuerda seguirnos en @ashisfootball, tanto en YouTube, como en InstagramTwitter , Facebook y Twitch!