Partido de infarto en el Sunday Night que se llevan los Chargers en un último gran drive – NFL 2021

Chargers y Steelers dan un auténtico espectáculo en el Sunday Night Football, que terminó con victoria de los locales en un ajustado final.

chargers

Pittsburgh Steelers at Los Angeles Chargers - Week 11 NFL 2021. | ©Ty Nowell

Cerramos la jornada del domingo con un Sunday Night Football que ha sido una locura. Los Angeles Chargers recibían a los Pittsburgh Steelers para un duelo que nos dejó un final de infarto con más de cuarenta puntos en el último cuarto. Los Chargers consiguieron sacar un partido que tenían dominado completamente, y fueron perdiendo por la falta de concentración en los compases finales.

Los Chargers cayeron la semana pasada y por consiguiente cedieron el liderato de su división a los Kansas City Chiefs. Por lo que esta victoria les viene como anillo al dedo para seguir manteniéndoles el pulso. Por su parte los Steelers necesitaban ganar para mantenerse en la segunda posición y estar dentro del cuadro de los playoffs.

El partido comenzaba con los Chargers ganando terreno y ventaja frente a los Steelers que no supieron reaccionar hasta el último cuarto. Donde gracias a un punt bloqueado y una intercepción en seguida consiguieron empatar el partido. Desde ahí el encuentro se convirtió en un duelo de touchdowns, y de idas y venidas. Que terminó favoreciendo a los Chargers que finalmente obtuvieron la victoria. ¡Veamos cómo fue este increíble Sunday Night Football que nos mantuvo a todos en vilo hasta el final!

Los Chargers tenían una buena ventaja al descanso

Los Steelers recibían la patada inicial para tener la primera serie ofensiva del Sunday Night Football. Empezaron corriendo con el balón por medio de Najee Harris. Aunque lo que sí les ayudaba a mover cadenas eran los pases de Ben Roethlisberger que conectaba con Chase Claypool, primero, y Diontae Johnson, después, para meterse en el campo de los Chargers. Las faltas les ayudaban a avanzar un poco más, pero no lo suficiente. Y tenían que jugarse un field goal para inaugurar el marcador, 3-0.

Los Chargers sacaban a su ofensiva al campo para el primer ataque de la noche. Justin Herbert conseguía mover cadenas con un gran pase profundo hacia Mike Williams para sumar más de veinte yardas de avance y salvar un tercer down y largo. Seguían encadenando pases y, cuando llegaban a las puertas de la redzone, Herbert volvía a buscar a Williams. Pero esta vez en corto y era el receptor el que les llevaba hasta 1&10. Para que finalmente Austin Ekeler entrase por la izquierda a la endzone y pusiera a los Chargers por delante en el marcador, 3-7.

Volvía al campo el equipo visitante para una nueva serie ofensiva. De nuevo apostaban por las carreras de Najee Harris para comenzar el drive. Quien se intercambiaba con Kalen Ballage y Ray-Ray McCloud para, entre los tres, percutir contra la defensa rival para salir de su propio campo. Una vez que conseguían llegar hasta la divisoria de los dos campos, Roethlisberger armaba el brazo y ponía el balón dentro de la diez para que Chase Claypool la atrapase con un gran catch. Pero la defensiva de los Chargers presentó una increíble defensa en la redzone y los Steelers se jugaban un cuarto down para intentar sumar el primer touchdown de la noche. Y eran parados cuando ya habíamos entrado en el segundo cuarto del partido.

El partido estaba teniendo drives muy largos y los Chargers tenían su segunda oportunidad de atacar bien entrados en el segundo cuarto. A pesar de empezar desde su yarda dos, Ekeler conseguía abrirse hueco en la defensa rival y corría por la izquieda para sacarles de esa situación tan complicada. Y por dos veces salía Justin Herbert del pocket viendo los huecos que le dejaba la defensa de Steelers, y con eso llegaban hasta la yarda 25. Los Steelers no podían parar el ataque local y Herbert ahora lanzaba un buen pase hacia Keenan Allen dejándoles a tan solo seis yardas de un nuevo touchdown. Justin Herbert volvía a lanzar en corto para Ekeler que atrapaba sin problemas y recorría las últimas yardas con mucha potencia, 3-14.

La ofensiva de Pittsburgh salía al emparrillado para intentar recortar distancias antes del descanso. El retorno era bueno y los Steelers empezaban atacando desde su propia 35. Najee Harris volvía a inaugurar el drive con una carrera que les hacía llegar hasta la mitad del campo. Desde ahí Roethlisberger buscaba en largo a Diontae Johnson que hacía una magnifica recepción dejando a su equipo muy cerca de la endzone. Terminaba esta serie ofensiva con otro pase hacia Johnson, que conseguía otro brillante catch acercando a los equipos cuando estábamos dentro del two minute warning, 10-14. Los Chargers avanzaron rápidamente en su turno ofensivo pero se quedaban a las puertas de la anotación. Y se tenían que conformar con un field goal para irnos a los vestuarios con un 10-17.

En el último cuarto se desató la locura

Ahora los Chargers eran los que tenían el primer drive de esta segunda mitad. Con el partido a tan solo un touchdown de diferencia, los locales necesitaban ampliar la ventaja para empezar a encarrilar la victoria. En otro tercer y largo Justin Herbert se la jugaba en un pase profundo que encontraba a Keenan Allen completamente solo. Y volvían a repetir la conexión para seguir acercandose. Y Austin Ekeler corría por la izquierda dejándoles dentro de la redzone de Steelers. Ekeler recibía un pase en corto en la derecha y no tenía problemas para correr hasta la zona de anotación y ampliar la ventaja local a 10-21.

Además conseguían parar a los Steelers en su siguiente drive y, en tan solo tres jugadas, les obligaban a despejar la posesión para que Justin Herbert pudiera armar otra serie ofensiva anotadora. Los locales seguían sin demasiados inconvenientes a la hora de mover las cadenas. Alternando entre el pase y la carrera iban cruzándose todo el emparrillado para presentarse en las últimas yardas del campo. Pero a partir de ahí la defensa de los Steelers no les permitía su objetivo. Por lo que, de nuevo, tenían que lanzar a palos para sumar otros tres puntos más al marcador, 10-27.

Los visitantes volvían a la carga, y cuando estaba a punto de acabarse el tercer cuarto tomaban el campo para una nueva ofensiva. Y no comenzaban nada mal. Roethlisberger lanzaba hacia Chase Calypool que recorría prácticamente treinta yardas para meterles en el campo de los Chargers. Consiguieron otro primer down, pero no pudieron sacar más provecho del drive y se aceraban tímidamente en el electrónico con una buena patada de Boswell, 13-27.

Ya estábamos en el último cuarto del encuentro y los Chargers seguían dominando en el marcador. Pero en seguida tenían que devolver la posesión. Sin embargo Killebrew bloqueaba el punt y el balón terminaba saliendo por la yarda tres, desde donde empezarían a atacar los Steelers. Los locales no se lo pusieron nada fácil pero finalmente Najee Harris encontraba los huecos por la derecha para dejar el partido con un solo touchdown de diferencia 20-27.

Otra vez volvía a estar el partido ajustado. Pero el balón estaba en manos de los Chargers que podían volver a ampliar la ventaja. Justin Herbert seguía pasando sin oposición, y con eso conseguían ir moviendo cadenas. Y justo cuando cruzaban al campo de Steelers el propio Herbert salía velozmente del pocket y conseguía recorrerse casi todo el campo dejando a los Chargers dentro de la diez rival. Desde ahí dieron el balón a Ekeler que corría por la izquierda y ampliaba la ventaja local hasta 20-34.

Aún quedaba mucho partido por delante y los Steelers no se rendían. A pesar de comenzar con un sack que les retrocedía prácticamente diez yardas, los visitantes conseguían mover cadenas con dos precisos pases de Roethliesberger. Así seguían avanzando y un pase en corto hacia Johnson se convertía en una gran ganancia de yardas cuando el receptor se escapaba por la izquierda. Culminaban la serie ofensiva con un pase en corto para Eric Ebron que volvía a acercar el resultado, 27-34.

Los Chargers se complicaban el partido en su siguiente drive cuando su lanzamiento era bloqueado y Cameron Sutton corría para atrapar ese balón suelto. Dejando a los Steelers a tan solo once yardas de la endzone. Estos no desaprovecharon el regalo de su defensa y Ben Roethliesberger conectaba con Pat Friermuth que entraba tranquilamente en la zona de anotación. Poniendo el empate cuando quedaban menos de cinco minutos para el final del partido, 34-34. Los locales se desesperaban e intentaban avanzar de todas las maneras posibles. Incluso jugándose un cuarto down en su propio campo que no completaron.

Dejando así a los Steelers medio trabajo hecho. Aún así la defensa local hizo todo lo que pudo por contenerlos y conseguían minimizar los daños con un field goal. Que dejaba a los Steelers con un 37-34 cuando íbamos a llegar al two minutes warning. Los Chargers tenían una última oportunidad de ponerse por delante y llevarse el encuentro que habían estado dominando. Justin Herbert no dudo en soltar el brazo, primero para Ekeler que les ayudaba a ganar bastantes yardas y posteriormente a Williams que recibía solo en la izquierda y no tenia oposición para volver a darle la vuelta al partido, 37-41.

Tuvieron los Steelers el partido en sus manos, pero no consiguieron avanzar y perdían la posesión en un turnover on downs. Para que, finalmente, los Chargers solo tuvieran que plantar rodilla y llevarse una victoria que se les complico en estos últimos compases del partido.


¡Para no perderte nada de la actualidad de la NFL y del football en general recuerda seguirnos en @ashisfootball, tanto en YouTube, como en InstagramTwitter Facebook!